Home » Dias Internacionales » Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

La Asamblea General de la ONU proclamó este día en 1966 en recuerdo a una manifestación pacífica de protesta en contra del apartheid realizada el 21 de marzo de 1960 en Sharperville, Sudáfrica, y que terminó trágicamente con la muerte de 69 personas luego que la policía abriera fuego en contra de los manifestantes. En la resolución respectiva, la Asamblea instó a la comunidad internacional a redoblar sus esfuerzos para eliminar todas las formas de discriminación racial en cualquier lugar del mundo.  

 Mensaje de Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

21 de marzo de 2017

La discriminación racial es un veneno que menoscaba a las personas y las sociedades, perpetua las desigualdades y fomenta la ira, el resentimiento y la violencia. La lucha contra el racismo y todas las formas de discriminación es uno de los cimientos de la paz y de la cohesión social, más aún en nuestras sociedades cada vez más diversificadas. Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, la UNESCO hace un llamamiento a todos sus Estados Miembros y asociados para que redoblen sus esfuerzos a fin de construir un mundo más inclusivo, solidario y equitativo.

Unos de los mejores baluartes contra la discriminación racial son la educación, la conciencia de la inanidad de las pseudoteorías raciales y el conocimiento de los crímenes perpetrados en nombre de dichos prejuicios a lo largo de la historia. En este sentido, la UNESCO trabaja con los docentes, los museos y los editores para acabar con los estereotipos que estigmatizan a las personas y a los pueblos sobre la base de su color de piel, sus orígenes o sus afiliaciones. En efecto, conocer los efectos perversos del racismo no es suficiente, se debe contar también con las herramientas y los reflejos para luchar contra él y denunciarlo dondequiera que se manifieste y en cualquier forma, desde las pequeñas humillaciones ordinarias hasta los actos graves de violencia. Esta lucha comienza en la mente de cada uno de nosotros y debe transmitirse por todos los medios posibles. Para ello, la UNESCO y el Museo del Hombre organizan en París, a partir del mes de marzo, una exposición titulada “Nosotros y los otros: de los prejuicios al racismo”. Junto con los alcaldes y otros agentes de la ciudad que forman parte de la Coalición Internacional de Ciudades contra el Racismo, la UNESCO trabaja con empeño en la formulación de políticas en favor de la inclusión urbana, la no discriminación y la diversidad.

Del mismo modo, en asociación con la Fundación Marianna V. Vardinoyannis y la Coalición Europea de Ciudades contra el Racismo, la UNESCO puso en marcha particularmente la iniciativa “Ciudades acogedoras para los refugiados”, a fin de apoyar a las autoridades locales en sus políticas de acogida. El deporte también es un poderoso instrumento para la inclusión, por lo que la UNESCO fomenta la lucha contra el racismo en el fútbol por medio de las campañas “#what color?” y “Sin respeto no hay juego”, en colaboración con el equipo de fútbol Juventus, PRISA Radio y la Fundación Santillana, así como “#Together4InclusiveSport”, con el Centro para la Tolerancia, cuya sede se encuentra en Moscú.

En tiempos de crisis económica y de incertidumbre social, es fácil hacer del “otro” un chivo expiatorio, y la discriminación racial es una tentación peligrosa que los artesanos del odio saben aprovechar. Frente al aumento de los actos que fomentan el racismo y el odio hacia los demás y de la banalización de los discursos que los sustentan, la UNESCO hace un llamamiento a los ciudadanos para que actúen y transmitan los valores de solidaridad, empatía y altruismo. En un mundo de diversidad, la comprensión y el respeto hacia los demás son el único camino posible. Erigir muros contra los otros implica generalmente encerrarse a sí mismo. Nuestra diversidad es una fortaleza: aprendamos a encontrar en ella recursos ingeniosos, creativos y de paz. Al respetar más a los demás, también nos respetamos más a nosotros mismos.