Home » Dias Internacionales » Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

La brecha de género en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) persiste desde hace años en todo el mundo. A pesar de que la participación de las mujeres en las carreras de grado superior ha aumentado enormemente, están todavía insuficientemente representadas en estos campos.

La ciencia y la igualdad de género son vitales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), incluidos en la Agenda 2030. En los últimos 15 años, la comunidad internacional ha hecho un gran esfuerzo inspirando y promoviendo la participación de las mujeres y las niñas en la ciencia. Desafortunadamente, ellas siguen enfrentándose a barreras que les impiden participar plenamente en esta disciplina. De acuerdo con un estudio realizado en 14 países, la probabilidad de que las estudiantes terminen una licenciatura, una maestría y un doctorado en alguna materia relacionada con la ciencia es del 18%, 8% y 2%, respectivamente, mientras que la probabilidad para los estudiantes masculinos es del 37%, 18% y 6%.

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia [A/RES/70/212 Documento PDF].

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL

CON OCASIÓN DE DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES Y LAS NIÑAS EN LA CIENCIA

11 de febrero de 2019

Los conocimientos en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas impulsan la innovación y son fundamentales para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Las mujeres y las niñas son vitales en todos esos ámbitos y, sin embargo, su participación en ellos sigue siendo lamentablemente insuficiente.

Los estereotipos de género, la falta de modelos visibles y las políticas y ambientes desalentadores e incluso hostiles pueden ser la causa de que no se planteen emprender esas carreras.

El mundo no puede permitirse el lujo de desaprovechar las contribuciones de la mitad de su población.

Necesitamos esfuerzos concertados para superar esos obstáculos.

Debemos hacer frente a las ideas erróneas respecto de la capacidad de las niñas.

Debemos promover el acceso de las mujeres y niñas a las oportunidades de formación, en particular en las zonas rurales.

Y también debemos intensificar los esfuerzos por modificar la cultura laboral para que las niñas que sueñan con dedicarse a la ciencia, la ingeniería y las matemáticas puedan gozar de una vida profesional plena en esos campos.

Velemos por que cada niña, en cualquier parte del mundo, tenga la oportunidad de alcanzar sus sueños, crecer con arreglo a su potencial y contribuir a un futuro sostenible para todos.