Home » Dias Internacionales » Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio cometido en Rwanda

Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio cometido en Rwanda

El 23 de Diciembre de 2003, la Asamblea General adoptó la resolución 234 mediante la cual se ordena observar el 7 de abril como Día Internacional de Reflexión sobre el Genocidio cometido en 1994 en Rwanda. Esa resolución fomenta a los Estados, organizaciones del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, así como a organizaciones de la sociedad civil, a observar el Día, inclusive les pide realizar actividades especiales en memoria de las víctimas del genocidio. La resolución también pide a los Estados actuar de acuerdo a la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio a fin de que no se repitan los eventos ocurridos en Rwanda en 1994.

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL EN EL DÍA INTERNACIONAL DE REFLEXIÓN SOBRE EL GENOCIDIO DE 1994 CONTRA LOS TUTSIS EN RWANDA

 7 de abril de 2019

            Este año se cumple el 25º aniversario del genocidio contra los tutsis en Rwanda, uno de los capítulos más sombríos de la historia reciente. En menos de tres meses, más de 800.000 personas —en su mayoría tutsis, pero también hutus moderados y otras personas que se opusieron al genocidio— fueron exterminadas de manera sistemática. Hoy rendimos homenaje a todas las personas asesinadas y reflexionamos sobre el sufrimiento y la resiliencia de quienes sobrevivieron.

En este momento en que renovamos nuestra determinación de impedir que se repitan atrocidades semejantes, observamos peligrosas tendencias al aumento de la xenofobia, el racismo y la intolerancia en numerosas regiones del mundo. Resulta particularmente preocupante la proliferación del discurso de odio y la incitación a la violencia. Esos comportamientos son una ofensa a nuestros valores y ponen en peligro los derechos humanos, la estabilidad social y la paz. Debemos reconocerlos, oponernos a ellos y atajarlos, dondequiera que se produzcan, para evitar que den lugar, como ya ha ocurrido en el pasado, a delitos motivados por el odio y a genocidios.

Exhorto a todos los dirigentes políticos y líderes religiosos y de la sociedad civil, hombres y mujeres, a que rechacen el discurso de odio y la discriminación y a que trabajen con ahínco para afrontar y mitigar las causas fundamentales que socavan la cohesión social y crean condiciones propicias para el odio y la intolerancia.

La capacidad de hacer el mal es inherente a todas nuestras sociedades, pero también lo son las cualidades del entendimiento, la bondad, la justicia y la reconciliación. Unamos fuerzas y construyamos entre todos un futuro armonioso para todos y todas. Es la mejor manera de rendir homenaje a quienes perdieron la vida de forma tan trágica en Rwanda hace 25 años.