Home » Dias Internacionales » Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Torturas

Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Torturas

La Asamblea General creó en 1981 el Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para las Víctimas de la Tortura para financiar a las organizaciones que brindaban asistencia a las víctimas de la tortura y a sus familias. La Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes fue aprobada por la Asamblea General en 1984 y entró en vigor en 1987. Existe un órgano de expertos independientes, denominado Comité contra la Tortura, que se ocupa de vigilar la aplicación de la Convención por los Estados Partes. La Comisión de Derechos Humanos nombró en 1985 al primer Relator Especial sobre la cuestión de la tortura, un experto independiente al que se le encomendó la misión de informar sobre la situación de la tortura en el mundo. Durante el mismo período, la Asamblea General aprobó diversas resoluciones en las que destacaba la importancia que podía tener el personal de atención de la salud en la protección de los presos y detenidos contra la tortura y estableció diversos principios generales para el trato de los reclusos y detenidos. En diciembre de 1997 la Asamblea General proclamó el 26 de junio Día Internacional de las Naciones Unidas en apoyo de las víctimas de la tortura.

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL CON MOTIVO DEL DÍA INTERNACIONAL EN APOYO DE LAS VÍCTIMAS DE LA TORTURA

26 de junio de 2018

            En este día se reconoce y rinde tributo al gran número de personas que han sobrevivido a la tortura en todo el mundo, en particular a las que han sido torturadas por sus opiniones políticas o de otra índole, a las que han quedado atrapadas en la lucha contra el terrorismo y a las que han sido torturadas tan solo por ser diferentes. Las víctimas de la tortura tienen derecho a reparación, rehabilitación y desagravio efectivos.

La prohibición absoluta de la tortura está establecida en términos inequívocos en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura. Es mucho lo que se ha logrado en la lucha contra este y otros tratos y penas crueles, inhumanos y degradantes, pero hacen falta más medidas para erradicar la tortura en su totalidad. La tortura es inaceptable y está injustificada en todo momento, incluidos el estado de emergencia y la inestabilidad política e incluso la guerra.

En este día, rindamos homenaje también a quienes se solidarizan con las víctimas y sus familias y reafirmemos nuestra determinación de poner fin a esta práctica abominable e inútil.