Home » Dias Internacionales » Día Mundial del Retrete

Día Mundial del Retrete

El saneamiento es la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que menos ha avanzado. Por ello, a principios del 2013, el Vicesecretario General de las Naciones Unidas, Jan Eliasson, en nombre del Secretario General, puso en marcha una campaña destinada a romper el silencio sobre la defecación al aire libre y a fomentar el diálogo como parte de su llamamiento a la acción para promocionar el saneamiento.

Esta iniciativa se basa en el firme compromiso que ya adquirieron en su momento los Estados Miembros de la ONU. La Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la resolución “Saneamiento para todos” (A/RES/67/291) en julio de 2013, designando el 19 de noviembre Día Mundial del Retrete. Este Día está organizado por ONU-Agua en colaboración con los Gobiernos y las partes interesadas más relevantes.

MENSAJE DEL SECRETARIO GENERAL CON OCASIÓN DEL DÍA MUNDIAL DEL RETRETE

19 de noviembre de 2015

El Día Mundial del Retrete tiene por objeto fomentar la conciencia y estimular la adopción de medidas para hacer frente a la crisis mundial del saneamiento, tema que, a menudo, es pasado por alto o queda envuelto en tabúes.

La celebración de este año se centra en «los retretes y los empleos» y en los efectos del saneamiento (o su ausencia) en los medios de vida y los entornos laborales.

Los retretes desempeñan un papel crucial en la creación de una economía sólida. La falta de retretes en el trabajo y en el hogar tiene graves consecuencias, como problemas de salud que generan absentismo, merma de la concentración, agotamiento y disminución de la productividad. Aproximadamente el 17% de todas las muertes ocurridas en los lugares de trabajo son causadas por la transmisión de enfermedades en el ámbito laboral.

El acceso al agua, el saneamiento y la higiene puede impulsar el crecimiento de las economías. Cada año se pierden unos 260.000 millones de dólares a causa de las malas condiciones de saneamiento y del agua no apta para el consumo. Cada dólar invertido en el agua y el saneamiento genera 4 dólares de rendimiento económico.

Sin embargo, al menos 2.400 millones de personas en todo el mundo carecen de acceso a retretes y se enfrentan a dificultades para mantenerse saludables, preservar la vida de sus hijos y trabajar en pro de un futuro mejor. La inversión en baños apropiados es especialmente importante para que las mujeres y las niñas cuenten con instalaciones privadas, limpias y seguras, y sean capaces de manejar su menstruación o embarazo en condiciones de seguridad.

El sexto Objetivo de Desarrollo Sostenible exhorta a la comunidad internacional a garantizar el acceso a los retretes para el año 2030. El cumplimiento de este derecho humano fundamental —el derecho al agua y el saneamiento— es positivo para las personas, las empresas y la economía. Sigamos esforzándonos para lograr un mundo en el que todos cuenten con servicios de saneamiento adecuado y equitativo en todo el mundo.