Home » cambio climático » Ban convocará a ceremonia de alto nivel para firma del Acuerdo de París

Ban convocará a ceremonia de alto nivel para firma del Acuerdo de París

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al dirigirse hoy ante la Asamblea General de la organización, anunció como primer paso en la aplicación del Acuerdo de París, una ceremonia de firma de alto nivel en Nueva York, el 22 de abril del próximo año.

Señaló que “Los mercados tienen ahora la señal clara que necesitan para aumentar las inversiones que generen bajas emisiones y desarrollo resistente al clima.”

 

Estas fueron sus palabras ante la Asamblea General:

Les doy las gracias por haberme invitado a informar a ustedes hoy.

Hace setenta años, las Naciones Unidas fueron creadas a partir de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial.

Siete décadas más tarde, en París, los países se han unido frente a otra amenaza – la amenaza a la vida tal como la conocemos, debido a un planeta que se calienta rápidamente.

Los gobiernos han dado paso a una nueva era de cooperación mundial sobre el cambio climático – uno de los temas más complejos jamás enfrentados por la humanidad.

Al hacerlo, han avanzado significativamente los esfuerzos para defender nuestro mandato de “preservar a las generaciones venideras”.

El Acuerdo de París es un triunfo para las personas, el planeta y para el multilateralismo.

Por primera vez, todos los países del mundo se han comprometido a reducir sus emisiones, fortalecer la capacidad de recuperación y actuar internacional y nacional para abordar el cambio climático.

En conjunto, los países del mundo han acordado que, en la minimización de los riesgos del cambio climático, el interés nacional se sirve mejor al perseguir el bien común.

Creo que es un ejemplo podríamos seguir para la agenda política.

Me gustaría felicitar al Presidente Hollande y el presidente COP21, ministro Laurent Fabius, por llevar las negociaciones a una conclusión exitosa.

Se mantuvieron comprometidos con la conferencia a pesar de los trágicos acontecimientos del 13 de noviembre en París.

Y me gustaría dar las gracias también, a usted Sr. Presidente Mogens Lykketoft. Usted ha estado en la reunión dos veces en dos semanas y siempre con nosotros. Muchas gracias por su liderazgo.

También me gustaría dar las gracias a la Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC, Christiana Figueres, y a su personal, por su destacada contribución a este éxito histórico.

Y me gustaría agradecer al Sr. Mogens Lykketoft, Presidente de la Asamblea General, por su apoyo y liderazgo.

La victoria en París corona un año notable.

Desde el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres a la Agenda de Acción de Addis Abeba sobre la Financiación para el Desarrollo, de la histórica Cumbre de Desarrollo Sostenible en Nueva York a la histórica conferencia sobre el clima en París, este ha sido un año en el que la ONU ha demostrado su capacidad para ofrecer esperanza al mundo.

Los Estados miembros han demostrado que actuando juntos pueden lograr algo que ninguna nación podría lograr por sí sola.

Desde mis primeros días en el cargo, he llamado al cambio climático como el desafío que define nuestro tiempo.

Por eso lo he hecho una prioridad de mi mandato.

He hablado con casi todos los líderes mundiales sobre la amenaza que el cambio climático representa para nuestras economías, nuestra seguridad y nuestra propia supervivencia.

He visitado todos los continentes y me he reunido con las comunidades que viven en los frentes climáticos.

Me ha conmovido el sufrimiento y me han inspirado las soluciones que harán que nuestro mundo sea más seguro y más próspero.

De Bali a Poznan a Copenhague, de Cancún a Durban y a Doha, de Varsovia a Lima y a París, he participado en todas las conferencias de las Naciones Unidas sobre el clima.

Las tres Cumbres del Clima que convoqué movilizaron la voluntad política y catalizaron acciones innovadoras de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil.

La Agenda de Acción, junto con los compromisos asumidos en la Cumbre del Clima del año pasado, muestra que las respuestas están ahí.

El sector privado ya está invirtiendo cada vez más en un futuro de bajo en emisiones.

Las soluciones son cada vez más asequibles y disponibles, y muchas más están a punto de venir, sobre todo después del éxito de París.

El acuerdo de París cumplió con todos los puntos clave sobre los que hice un llamado.

Los mercados tienen ahora la señal clara que necesitan para aumentar las inversiones que generen bajas emisiones, desarrollo resistente al clima.

Todos los países han acordado trabajar para limitar el aumento de la temperatura global a muy por debajo de 2 grados centígrados, y dados los graves riesgos, para luchar por 1,5 grados.

Esto es especialmente importante para las naciones de África, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países menos adelantados.

En París, los países acordaron un objetivo a largo plazo para limitar las emisiones globales de gases de efecto invernadero a la brevedad posible en la segunda mitad del siglo.

Ciento ochenta y ocho países han presentado sus Contribuciones Previstas y Determinadas a Nivel Nacional (INDC por sus siglas en inglés), que muestran lo que ellos están dispuestos a hacer para reducir las emisiones y aumentar la resiliencia climática.

En la actualidad, estos objetivos nacionales ya han doblado significativamente la curva de emisiones a la baja.

Pero, en conjunto, todavía nos dejan con unos inaceptables y peligrosos 3 grados Celsius de aumento de la temperatura.

Es por ello que los países en París prometieron que van a revisar sus planes nacionales sobre el clima, cada cinco años, a partir de 2018.

Esto les permitirá aumentar la ambición de acuerdo con lo que exige la ciencia.

El Acuerdo de París también asegura una adaptación suficiente y equilibrada y el apoyo a la mitigación para los países en desarrollo, especialmente los más pobres y los más vulnerables.

Y ayudará a intensificar los esfuerzos mundiales para abordar y reducir al mínimo las pérdidas y daños causados ​​por el cambio climático.

Los países desarrollados se han puesto de acuerdo para liderar la movilización financiera y ampliar el apoyo tecnológico y la creación de capacidades.

Los países en desarrollo han asumido mayor responsabilidad para abordar el cambio climático de acuerdo con sus capacidades.

Los gobiernos también han acordado reglas vinculantes, robustas y transparentes del camino para garantizar que todos los países hagan lo que han dicho que harían.

Trabajando con un espíritu de compromiso y acuerdo constructivo, los gobiernos en París han forjado un acuerdo ambicioso, creíble, flexible y durable arraigado en el principio de solidaridad.

Al reconocer este logro histórico, sería descuidado si no reconociera, también el liderazgo y la visión de la comunidad empresarial y la sociedad civil.

Se han puesto de relieve tanto los desafíos y las soluciones.

Les felicito por su destacada exhibición de la ciudadanía climática.

Ahora, logrado el Acuerdo de París, nuestros pensamientos deben enfocarse inmediatamente en la implementación.

Al abordar el cambio climático estamos avanzando la Agenda 2030 Agenda de Desarrollo Sostenible.

El Acuerdo de París tiene implicaciones positivas para todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Estamos preparados para entrar en una nueva era de oportunidades.

Mientras los gobiernos, empresas y sociedad civil comienzan el gigantesco proyecto de lucha contra el cambio climático y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, las Naciones Unidas ayudarán a los Estados miembros y a la sociedad en general en todas las etapas.

Como primer paso en la aplicación del Acuerdo de París, voy a convocar, conforme a lo solicitado por el Acuerdo y en la Convención, una ceremonia de firma de alto nivel en Nueva York, el 22 de abril del próximo año.

Voy a invitar a los líderes del mundo para venir a ayudar a mantener y aumentar el impulso.

Al trabajar juntos, podemos lograr nuestro objetivo común de poner fin a la pobreza, fortalecer la paz y garantizar una vida digna y de oportunidades para todos.

Gracias.

Traducción no oficial hecha por el CINU Lima.