Home » Derechos Humanos » Más de 370 millones de personas indígenas aún enfrentan exclusión y vulnerabilidad

Más de 370 millones de personas indígenas aún enfrentan exclusión y vulnerabilidad

A diez años de la adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, se han logrado avances, sin embargo, más de 370 millones de personas indígenas en el mundo continúan siendo discriminadas, se enfrentan a marginación y tienen grandes problemas para acceder plenamente a sus derechos básicos.

Así lo informaron más de 40 Agencias del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, en una Declaración conjunta.

“Si bien los pueblos indígenas han hecho avances significativos en la defensa de sus derechos en foros internacionales y regionales, la implementación de la Declaración se ve obstaculizada por la persistencia de la vulnerabilidad y la exclusión, particularmente entre las mujeres indígenas, niños, jóvenes y personas con discapacidades”. Informó el documento.

De acuerdo con cifras del Banco Mundial, los pueblos indígenas representan el 8 por ciento de la población en América Latina y el Caribe, más de 42 millones, también constituyen aproximadamente el 14 por ciento de los pobres y el 17 por ciento de los extremadamente pobres de toda la región.

En dos países, Perú y Guatemala, los indígenas son casi la mitad de la población y, en Bolivia, superan los 60 por ciento. En México, aunque la población indígena signifique solo un 10 por ciento de la población total, vive (probablemente junto con el Perú) la mayor población indígena de la región, en términos absolutos: cerca de 11 millones de personas.

Aunque la mayoría de los países de la región han adoptado medidas constitucionales y legislativas para reconocer los derechos e identidades de los pueblos indígenas, la exclusión, la marginación y la violencia siguen estando muy extendidas.

La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 13 de septiembre de 2007, estableciendo un marco universal de normas mínimas para garantizar la supervivencia, el respeto a la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas.