Home » Derechos Humanos » ¿Y si el amigo de su niño viviera con el VIH, les permitiría que jugaran juntos?

¿Y si el amigo de su niño viviera con el VIH, les permitiría que jugaran juntos?

 

 

 

 

 

 

 

En el Día de la Cero Discriminación, el Director Regional de ONUSIDA destaca el derecho de toda persona a no sufrir discriminación.

Cero Discriminación

por César A. Núñez, Director Regional de ONUSIDA para América Latina y el Caribe

 

¿Y si el amigo de su niño viviera con el VIH, les permitiría que jugaran juntos?

Esta situación es una de las que aborda la nueva campaña de ONUSIDA, que conmemora el 1ero de marzo el Día de la Cero Discriminación y nos invita a reflexionar sobre esta problemática que afecta los derechos humanos, la vida en comunidad y el desarrollo de nuestros países. Esta campaña nos instruye para reconocer este flagelo y dónde lo podemos observar con mayor frecuencia.

La discriminación es una agresión que excluye a las personas por características relacionadas a su sexo, origen étnico o nacional, religión, discapacidad, orientación sexual, identidad o expresión de género, clase social, edad y condición de salud. Esta exclusión negativa hace que las personas no tengan las mismas oportunidades y sufran un trato diferenciado ante la ley. Por tanto, la discriminación atenta y vulnera el principio y garantía fundamental de los derechos humanos que es la igualdad, que no es otra cosa que el trato idéntico para todas y todos por el Estado, sector privado, comunidad y asociaciones.

La discriminación por la condición de salud de la persona -como lo es vivir con el VIH o tener sida, ha sido uno de los desafíos más cruentos desde que se desató la epidemia en la década de los 80. Vivir con el VIH ha generado despidos injustificados en los lugares trabajo, limitado el ingreso a los centros de estudio, paradójicamente ha limitado el acceso a los servicios de salud, a la posibilidad de viajar o migrar e incluso al endurecimiento de penas a las personas mayormente afectadas por la epidemia. En América Latina, el 17% de las personas que viven con VIH se sienten amenazadas o acosadas físicamente y entre el 10 al 40% evita ir a un centro de salud por temor a ser discriminadas. En el Caribe tres de cada cinco hombres que tienen sexo con hombres revelan haber sido abusados verbalmente o intimidados, según una encuesta realizada por ONUSIDA en 2014.

La igualdad y la no discriminación son parte de las bases del estado de derecho. Cero Discriminación llama la atención de los Estados para prevenir y atender la discriminación contra las personas que viven con VIH, incluyendo las personas lesbianas, gay, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI), así como revisar y derogar leyes punitivas. De la misma manera, llama a reforzar leyes que protejan a las mujeres y niñas de la desigualdad y la violencia de género. En América Latina y el Caribe el femicidio registra las más altas tasas del mundo. La campaña pone también la atención sobre el respeto del derecho a la salud, y pide que todos, sin exclusiones, disfruten del más alto nivel de salud mental y física.

ONUSIDA dirige este mensaje a toda la ciudadanía y le recomienda tratar a todos con respeto, no discriminar y defender los derechos humanos de los más relegados.

No lograremos erradicar el sida ni haremos realidad ninguno de nuestros Objetivos de Desarrollo Sostenible si no ponemos fin a la discriminación.